¿Cómo ahorrar en tu factura de luz?

¿Cómo ahorrar luz?

El precio de la luz en Europa está cada vez más alto y España lidera la lista de los países que han sufrido una mayor subida en su factura de la electricidad. Los precios en el mercado fluctúan continuamente y, últimamente, la luz está mucho más cara de lo que estamos acostumbrados. Por esa razón, hemos decidido hacer una lista de pequeños consejos que te permitan un ahorro energético que te permita hacer frente a estos gastos del hogar.

Elige eficiencia energética

Los electrodomésticos eficientes tienen un bajo consumo de energía, por eso, si los sustituyes por los electrodomésticos convencionales, lograrás un gran ahorro en la factura de la luz. Averiguar si un electrodoméstico es eficiente es muy fácil, solo tendrás que fijarte en su etiqueta de eficiencia energética.  

Otra manera de ahorrar a través del uso eficiente de la energía es hacer uso de los enchufes inteligentes, ya que te permiten apagar los aparatos que están conectados a ellos cuando tú lo precises y esto evitará el consumo eléctrico de aquellos que no estés usando en ese momento. Lo mismo sucede con los termostatos, los cuales regulan la temperatura ambiente de las estancias de tu hogar y te permiten elegir los momentos en los que la calefacción está encendida, tanto por horas como por días de la semana. 

Moderar el uso de agua caliente

El agua caliente genera un gasto extra que, en muchas ocasiones, es realmente innecesario. Procura moderar el uso de agua caliente para cuando solo sea estrictamente necesario y así ahorrarás en gastos. Acciones como lavar la ropa a una temperatura baja o fregar los platos con agua fría, te ayudará a reducir el coste de tu electricidad considerablemente. Además, en el caso de la lavadora, es aconsejable que no la utilices hasta que no esté llena, y en el caso de los platos, en una casa de varios habitantes, es mejor utilizar un lavavajillas.

Utiliza el calor residual de los electrodomésticos de la cocina

La vitrocerámica, el horno, la sandwichera… son electrodomésticos que siguen emitiendo un calor residual después de ser apagados y esto puede ser utilizado a tu favor para ahorrar energía. 

Cuando estés usando alguno de estos aparatos, prueba a apagarlo antes de tiempo y deja que el calor residual haga la última parte. De esta forma, podrás ahorrar bastante energía. Asimismo, en el caso del horno, procura no abrirlo cuando esté en funcionamiento, a no ser que sea estrictamente necesario. Si no, perderá temperatura, necesitarás tenerlo encendido más tiempo y gastarás mucho más.

Bombillas LED

Al contrario de lo que se piensa, las bombillas LED son mucho más baratas que las bombillas convencionales. Si te fijas en el precio, probablemente puedas creer que son mucho más caras, pero en realidad son mucho más económicas. Esto se debe por dos motivos fundamentales; el primero es que su vida útil es hasta 10 veces mayor que las halógenas, y el segundo, que consumen alrededor de un 80% menos de energía.

Elige la opción energética que más te conviene

Muchos clientes tienen la errónea idea de que no pueden hacer nada para reducir el costo de sus facturas eléctricas. Sin embargo, hay dos formas en las que puedes conseguir pagar menos por tu gasto de electricidad.

La primera es optimizando la potencia contratada. Algunos usuarios contratan más potencia de la que realmente necesitan y, en consecuencia, pagan de más todos los meses. Si ese es tu caso, tienes que saber que las compañías energéticas te permiten cambiar tu potencia una vez al año y de esta manera reducir los costos. Normalmente, se hace de manera telefónica, pero algunas compañías también te permiten realizar el trámite de manera online.

La segunda manera es cambiando de compañía por una más barata. Esto parece una obviedad, pero la verdad es que muchas personas se resisten a cambiar de compañía porque “es la de toda la vida”. No tengas miedo al cambio, revisa todas las opciones que hay y elige el que más te convenga. 

Utiliza material con aislamiento térmico

En invierno es inevitable que la factura de la luz suba, sobre todo en los días más fríos, ya que el uso de la calefacción hace que se consuma mucha más electricidad. Algo que te puede ayudar a que los gastos en calefacción nos sean tan altos es revestir las paredes de tu hogar con un material que tenga un aislamiento térmico que te permita reducir las pérdidas de calor por transmisión a través de las fachadas. 

En Thermostone, tenemos una amplia colección de materiales con el mejor aislamiento térmico, gracias a nuestro sistema SATE, que nos permite optimizar el consumo energético y mejorar el confort de tu hogar. Si estás interesado, no dudes en contactarnos y te informaremos de sus cualidades y ventajas.

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda para ahorrar en tu factura de la luz. Si implementas estos pequeños cambios, notarás la diferencia en poco tiempo.