¿Por qué es tan importante un buen revestimiento exterior?

¿Por qué es tan importante un buen revestimiento exterior?

La capa que cubre y decora una superficie se conoce como revestimiento de paredes. El revestimiento aumenta la longevidad de las superficies al añadirle color, textura y protección. Por ello, tiene una función importante más allá de su aspecto. Ayuda a la conservación y el mantenimiento de las paredes al resistir las manchas y la decoloración.

Los revestimientos exteriores de las paredes pueden construirse con diversos materiales, siendo los más populares la madera o la piedra, tanto natural como artificial ecológica. En cualquier caso, el material de revestimiento vendrá determinado por la estructura y el diseño.

Por otro lado, es fundamental tener en cuenta el clima de la región a la hora de elegir un material u otro para revestir la fachada, ya que ciertos materiales soportan mejor el calor o la humedad que otros. Por ello, hay que tener en cuenta otros elementos a la hora de decidir el revestimiento.

Razones para elegir un revestimiento para tu pared o fachada<

Proporciona protección: Una de las principales ventajas de revestir una pared exterior es que proporciona una capa protectora, al tiempo que aumenta la robustez de la misma. Muchos revestimientos, además de proteger la estructura de la lluvia o los fuertes vientos, son aislantes térmicos y antihumedad. Esto ayuda a mantener la casa segura durante las tormentas.

Apenas necesita mantenimiento: Dependiendo del material utilizado para cubrir la fachada, algunos requieren poco mantenimiento. 

Razones estéticas: otro de los motivos por los que optar por revestir la fachada, es por estética. La elección del revestimiento es una cuestión de preferencia personal, y tiene poco efecto en el valor global de una propiedad.

La piedra natural como revestimiento exterior

La piedra natural es el revestimiento ideal para una pared exterior. Es un material duradero con un maravilloso impacto visual que da gran personalidad al exterior de nuestra casa, pared o edificio. Existe una alternativa ecológica a la piedra natural, que es la piedra artificial o piedra ecológica.

Características de la piedra artificial

Ligereza. La piedra artificial es una gran opción para el revestimiento de paredes exteriores porque es muy ligera. Esto hace que sea fácil de transportar e instalar, y repercute de forma positiva en el presupuesto final de cualquier proyecto de obra nueva o reforma, ya que la instalación del revestimiento es una parte importante del proyecto en general.

Resistencia. Una de las principales ventajas de revestir una pared exterior con piedra artificial ecológica es que se trata de un material muy duradero que puede soportar las inclemencias del tiempo y las altas temperaturas.  Además, la piedra artificial es un material muy duradero que puede soportar la intemperie y otros desgastes.

Funcionalidad. El material es sumamente transpirable y de secado rápido que podemos utilizar tanto en interiores como en exteriores. Esto hace que la piedra artificial sea una excelente opción para el revestimiento de paredes exteriores, ya que es duradera y funcional.

Aislamiento. Es muy impermeable y aísla bien de las pérdidas térmicas y acústicas. Una de las principales ventajas de revestir una pared exterior con piedra artificial ecológica es que se trata de un material muy duradero y transpirable que puede soportar las inclemencias del tiempo y las altas temperaturas. Además, este tipo de piedra es un material muy duradero que puede soportar la intemperie y otros desgastes.

Ahorro energético. Una de las principales ventajas de revestir una pared exterior con piedra artificial ecológica es su ahorro energético. Gracias a su gran aislamiento a través del revestimiento hace que la temperatura se mantenga estable, lo que se traduce en un menor consumo de energía.

Sostenibilidad. Es una opción sostenible, ya que está fabricada con materiales reciclables de bajo impacto medioambiental.

Como se instala la piedra artificial

La instalación de piedra artificial es un proceso muy sencillo que puede realizar casi cualquier persona.

El primer paso es medir la superficie que hay que cubrir. Una vez que tengas las medidas, podrás comprar la piedra artificial que mejor se adapte a tus necesidades.

El siguiente paso es preparar la superficie donde se instalará la piedra artificial. Esto significa que debes retirar cualquier revestimiento anterior, si lo hay, y asegurarse de que la superficie está lisa y libre de suciedad y polvo. Una vez hecho esto, se puede empezar a instalar la piedra artificial.

La forma más sencilla de hacerlo es utilizando un mortero adhesivo. Simplemente, tienes que extender el mortero sobre la superficie donde se instalará la piedra artificial, luego colocar la piedra en la posición deseada y presionar firmemente. Asegúrate de que todas las piedras estén bien colocadas antes de dejar secar el mortero.

Gracias por tomarte el tiempo de leer este artículo. Si tienes alguna pregunta o necesitas ayuda, ponte en contacto con Thermostone® inmediatamente. Para más información, llámanos ahora al +34 987 75 25 55 o dirígete a los datos de contacto de nuestro sitio web. Estaremos encantados de ayudarte.